Conferencia: Estrategia 2.0 para empresas turísticas: pautas para alcanzar acciones exitosa

Jaume Marín
25.04.13

"Tenemos que crear buenos productos turísticos, pero sobre todo debemos ofrecer experiencias que sean memorables para la gente. Aquí ya sabemos estructurar buenos productos pero a veces nos falla la comercialización ". Esta ha sido una de las reflexiones que el director de Comunicación y Planificación de Turismo Costa Brava Girona, Jaume Marín, ha compartido con los asistentes de la conferencia Estrategia 2.0 para empresas turísticas: pautas para lograr acciones exitosas ', que ha impartido en el Espai Armengol.
 
A lo largo de su ponencia, uno de los grandes expertos en promoción offline y online de nuestro país ha insistido en la necesidad de ofrecer un producto diferenciador que pueda captar la atención de un cliente bombardeado de ofertas y propuestas. "La calidad no es un elemento diferenciador, se da por asumida. Por tanto, está muy bien tener la 'Q' o el ISO, pero no es un elemento diferenciador. Tenemos que ir creando, cada vez más, productos turísticos más especializados, con propuestas auténticas y con valor añadido que hagan vivir una experiencia diferente a nuestro visitante ", ha remarcado.
 
Hay que tener en cuenta, agregó Marín, que los canales de comercialización han cambiado con la aparición de las plataformas 2.0 que han convertido al cliente en el principal prescriptor y comercial de nuestras propuestas. "El tema 2.0 no es una cuestión de tecnología, no tiene nada que ver. La tecnología es una herramienta que nos ayuda, pero es una cuestión de cambio mental porque tenemos que hacer las cosas de otra manera. No es un cambio, es una revolución ".
 
Para corroborar esta afirmación, Marín ha enumerado datos de un estudio de turismo de sol y playa que revela que el 60% de los turistas eligen el destino porque ya han estado  y les gustó o porque se llo han recomendado sus amigos. En cambio, los medios convencionales, como la publicidad, la prensa, las ferias o los folletos tienen un peso menor en el momento de escoger el lugar de vacaciones.
 
Por todo ello, las acciones turísticas 2.0 deben tener como gran objetivo convertir al cliente en prescriptor y incentivarlo para que genere contenido sobre el producto o servicio que ha recibido. "Un amigo tiene mucha más credibilidad que todo lo que dicen la publicidad, las instituciones o las empresas". En este sentido, uno de los principales objetivos de una estrategia 2.0 debe ser provocar la interacción con los clientes en las redes o plataformas sociales. "Y les tenemos que poner las cosas fáciles. Hay muchos sitios que tienen libro de visitas pero no tienen wifi. Para que queremos un libro de visitas? Para que lo mire la gente que ya hanllegado a nuestro local? No sería mejor facilitar que el comentario se publique en la red, que lo pueda ver todo el mundo y nos ayude a mejorar nuestra reputación digital? ", se preguntó.